Francia: La incidencia de leucemia es el doble de alta en los niños que viven cerca de centrales nucleares

La incidencia de leucemia es el doble de alta en los niños que viven cerca de centrales nucleares francesas que en los que viven en otras partes del país, según un estudio realizado por expertos sanitarios y nucleares franceses y recientemente publicado.

Int J Cancer. 2012 Jan 5. doi: 10.1002/ijc.27425. [Epub ahead of print]
Childhood leukemia around French nuclear power plants – the Geocap study, 2002-2007.
Sermage-Faure C, Laurier D, Goujon-Bellec S, Chartier M, Guyot-Goubin A, Rudant J, Hémon D, Clavel J.
Inserm, CESP Center for research in Epidemiology and Population Health, U1018, Environmental epidemiology of cancer Team, F-94807, Villejuif, France; Univ Paris-Sud, UMRS 1018, F-94807, Villejuif, France; Institute of Radiological Protection and Nuclear Safety, IRSN/DRPH/SER, F-92262, Fontenay-aux-Roses, France


Es una investigación a nivel nacional, con casos georeferenciados y con el diseño de “Casos – Control”. El estudio no establece un vínculo causal entre esa mayor incidencia de leucemia y vivir cerca de centrales nucleares. Pero las diferencias son estadisticamente significativas. Asi, vivir dentro de los 5 km que rodean a una central nuclear generaria un riesgo, medido como “razon de ocurrencia (OR)” de 1.9, con un intervalo de confianza de 1.0 a 3.3. Los datos generan muchas dudas sobre la seguridad de las centrales nucleares, es ampliamente conocido el vinculo entre exposición a radiaciones y leucemia.
Francia lleva 30 años utilizando energía nuclear y es el país que más depende de ella en el mundo, con un 75% de su electricidad originado en 58 reactores.
El estudio, realizado por el Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica (INSERM), encontró que entre 2002 y 2007, se diagnosticó leucemia a 14 niños menores de 15 años que vivían en un radio de 5 kilómetros en torno a 19 de las centrales del país. La cifra es el doble que la del resto del país, donde se registraron un total de 2.753 casos en el mismo periodo.
“Éste es un resultado que ha sido comprobado de forma exhaustiva y que es estadísticamente significativo”, indicó Dominique Laurier, responsable del laboratorio de investigación epidemiológica del Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN).
El INSERM ha realizado investigaciones similares con el IRSN desde 1990, pero hasta ahora no había encontrado una incidencia mayor de leucemia en niños que viven cerca de centrales nucleares.
“Pero estamos trabajando con números que son muy pequeños y los resultados tienen que analizarse con mucho cuidado”, indicó Laurier, uno de los autores del estudio.
Laurier dijo que los hallazgos no indican diferencias de riesgo entre lugares situados cerca del mar o de ríos, ni en función de la capacidad de potencia de la central.
El IRSN dijo recomendar un estudio más exhaustivo de las causas de los casos de leucemia hallados cerca de centrales nucleares, y confió en entablar colaboración internacional en la investigación.
“Es una enfermedad poco común y trabajar a una escala mayor permitiría resultados más estables”, dijo Laurier.
Un estudio británico realizado durante 35 años y publicado el año pasado no encontró pruebas de que los niños que viven cerca de centrales nucleares tengan un riesgo mayor de desarrollar leucemia.
La investigación, realizada por científicos del Comité de Aspectos Médicos de Radiación en el Entorno (COMARE) encontró sólo 20 casos de leucemia infantil a 5 kilómetros de plantas nucleares entre 1969 y 2004. Los científicos señalaron que la tasa era prácticamente la misma que en zonas sin centrales.
Se han realizado estudios en todo el mundo sobre la relación entre el riesgo de cáncer infantil en la sangre y vivir cerca de centrales nucleares.
Un estudio alemán publicado en 2007 halló un riesgo significativamente mayor, pero el equipo de COMARE afirmó que probablemente esos hallazgos se vieron afectados por un brote inexplicado de leucemia cerca de una central en Krummel, al norte de Alemania, que se produjo entre 1990 y 2005.P

Para acceder al articulo completo en ingles haga click aqui: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ijc.27425/pdf

Esta entrada fue publicada en Artículos destacados, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *