Toxicidad a largo plazo de Roundup y del maíz modificado genéticamente para resistir al Roundup

Maiz transgenico y glifosato (Roundup) producen tumores en ratas en seguimiento de largo plazo

A diferencia de otros trabajos, se trata del primero en evaluar los efectos crónicos, información que no es tenida en cuenta para evaluar la toxicidad de estos cultivos y de las versiones comerciales del glifosato. Para habilitar los cultivos para el consumo y determinar si los agroquímicos no son tóxicos, se analizan los efectos en mamíferos, pero sólo por 90 días. Este trabajo estudió sus efectos en ratas por dos años, es decir, toda la vida del roedor. Este estudio utilizo para dar de beber a las ratas niveles muy inferiores de glifosato del que nuestras autoridades aceptan para la leche con la que alimentamos a los niños en Argentina

 
Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant
genetically modified maize
Gilles-Eric Séralini a,!, Emilie Clair a, Robin Mesnage a, Steeve Gress a, Nicolas Defarge a, Manuela Malatesta b, Didier Hennequin c, Joël Spiroux de Vendômois a
a University of Caen, Institute of Biology, CRIIGEN and Risk Pole, MRSH-CNRS, EA 2608, Esplanade de la Paix, Caen Cedex 14032, France b University of Verona, Department of Neurological, Neuropsychological, Morphological and Motor Sciences, Verona 37134, Italy c University of Caen, UR ABTE, EA 4651, Bd Maréchal Juin, Caen Cedex 14032, France
para acceder al pdf competo hacer click aqui: Seralini 2012 toxicidad maíz GM y roundup (891)
 

En Argentina, la primera versión de maíz transgénico resistente al glifosato (NK603) se autorizó en 2004. Este año (agosto 2012), la Nación aprobó tres nuevas variedades. Y en este momento esta promoviendo la instalación de una planta de Monsanto en Córdoba para procesar una semilla de maiz con transgenes apilados, que incluye entre sus cruzas al maíz aca vinculado a cancerogenesis (ver http://reduas.com.ar/lo-que-no-se-dice-de-la-nueva-planta-de-monsanto-en-cordoba/) .

Los investigadores encontraron que el maíz transgénico y el herbicida causaron un daño similar tanto si fueron consumidos juntos como por separado.

Las hembras desarrollaron tumores mamarios y trastornos hipofisarios. Los machos sufrieron daños en el hígado y tumores en riñón y piel, y problemas en el sistema digestivo.

El primer tumor se observó después de cuatro meses, pero la mayoría de los tumores se detectaron sólo después de 18 meses. En la actualidad, los cultivos transgénicos están autorizados luego de que pasen pruebas de sólo 90 días.

Hasta el 50 por ciento de los machos y el 70 por ciento de las hembras murieron prematuramente (antes de que la muerte pueda atribuirse al envejecimiento normal) en comparación con sólo el 20 y 30 por ciento, respectivamente, en el grupo de control.

Este grupo de control fue alimentado con maíz no transgénicos y con agua sin glifosato.

Las ratas tratadas desarrollaron tumores dos y tres veces más grandes que los del grupo de control. Al inicio del 24º mes, entre el 50 y 80 por ciento de las hembras (según la dosis de ingesta de semillas y/o de herbicida) había desarrollado tumores y más de tres por animal. En el grupo de control el porcentaje fue del 30 por ciento.

El informe detectó grados similares de daño desde la más baja hasta la más alta dosis, lo cual sugiere un valor umbral a partir del cual los síntomas patológicos se hacen notar. Para el caso de la ingesta de semillas transgénicas, fijan ese umbral en un dieta con el 11 por ciento de este cultivo transgénico.

Para el caso del herbicida, el valor umbral sería una concentración de 50 nanogramos por litro, por debajo de los límites autorizados en el agua potable. Actualmente el Codigo alimentario nacional inexplicablemente acepta hasta 0,1 mgrs de residuos de glifosato en un litro de leche, nivel que es muy dificil de bajar para las empresas lacteas y solo lo logran al “homegenizar ” la leche. Este estudio utilizo para dar de beber a las ratas niveles muy inferiores de glifosato del que nuestras autoridades aceptan para la leche con la que alimentamos a los niños en Argentina.

Abstract: los efectos sobre la salud de la alimentación con maíz genéticamente modificado para ser tolerante a Roundup, de maíz cultivadas con o sin Roundup y de agua con Roundup en distintas y bajísimas concentraciones (de 0,1 ppb en agua), se estudiaron durante 2 años en ratas. Las hembras, en todos los grupos tratados, murieron 2-3 veces más precozmente que en los controles. Esta diferencia también fue visible en 3 grupos masculinos alimentado con OGM. Todos los resultados fueron hormona y sexo dependiente, y los perfiles patológicos fueron comparables. Las hembras desarrollaron grandes tumores de mama casi siempre con más frecuencia y antes que los controles, la pituitaria es el segundo órgano con  más alteración, el equilibrio hormonal del sexo fue modificada por la ingestión con alimentos transgénicos y con Roundup. En los machos tratados, congestiones hepáticas y necrosis fueron 2,5-5,5 veces mayores que en los controles. Esta patología se confirmó por microscopía óptica y electrónica. Nefropatías renales marcadas y severas también fueron generalmente 1.3-2.3 más frecuentes. Los varones presentaron grandes tumores palpables cuatro veces más frecuentemente que en los controles y se produjeron hasta los 600 días de vida. Los datos bioquímicos confirman muy significativas deficiencias renales crónicas, para todos los tratamientos y en ambos sexos, el 76% de los parámetros alterados tenían relación renal.

Material y métodos: Después de 20 días de aclimatación, 100 varones y 100 animales hembras se asignaron aleatoriamente según el peso en 10 equivalente grupos. Para cada sexo, un grupo de control tenían acceso a agua corriente y dieta estándar isogénica de maíz no transgénico, seis grupos fueron alimentados con 11, 22 y 33% de  maíz GM NK603 ya sea tratada o no con Roundup. Los últimos tres grupos fueron alimentados con la dieta de control y tenían acceso a agua suplementada con 0.0001 mgr/L de glifosato (nivel de contaminación en algunas aguas de consumo humano), 400 mgrs/litro que es el limite minimo aceptado en USA por kg de alimentos para consumo y 2,25 gr/l que es la mitad de la dilución de uso. Esto se renovaba semanalmente. El monitoreo dos veces por semana permitió el cuidado, observación y palpación de los animales, la grabación de los signos clínicos, la medición de todos los tumores que puedan surgir, del consumo de alimentos y agua, y el peso del cuerpo individuo.

resumen de las más frecuentes patologias anatomicas observadas

Resultados: Hasta los 14 meses, ningún animal en los grupos de control mostró signos de tumores, mientras que 10-30% de las hembras tratadas por grupo desarrollaron tumores, con la excepción de un grupo (33% OMG + R). A principios del mes 24, el 50-80% de las hembras habían desarrollado tumores en todos los grupos tratados, con un máximo de 3 tumores por animal, mientras que sólo el 30% de los controles fueron afectados. Los grupos de tratamiento con agua con roundup  mostraron las mayores tasas de incidencia de tumores con 80% de los animales afectados con hasta 3 tumores, en cada grupo.

El segundo órgano más afectado en las hembras fue la glándula pituitaria, en general alrededor de 2 veces más que en los controles para la mayoría tratamientos (Cuadro 2). En este nivel de nuevo, adenomas y / o hiperplasias e hipertrofias se observaron. En todos los grupos de tratamiento 70-80% de los animales presentaron anormalidades 1.4-2.4 veces más que en los controles y en esta glándula.
Los grandes tumores palpables en los machos (en el riñón, y sobre todo la piel) eran por el final del período experimental en promedio dos veces frecuente que en los controles, en los que uno piel fibroma apareció durante el mes 23a. Los órganos más afectados en los machos fueron el hígado, junto con el tracto digestivo y los riñones (Tabla 2 y Fig. 3.). Congestión hepática y focos necróticos en el hígado macroscópicos y microscópicos fueron de 2,5 a 5,5 veces más frecuentes en todos los tratamientos que en los grupos de control. Gamma GT actividad hepática se incrementó en particular para los OMG + R grupos (hasta 5,4 veces), siendo esto probablemente debido a un trastorno hepático.

Figura nº 2: tumores en animales alimentados con maíz NK603 de Monsanto y con agua con niveles mínimos de roudup

En conclusión, se sabía previamente que el consumo de glifosato en agua por encima de los límites autorizados pueden provocar hepática y fallas renales (EPA). Los resultados del estudio que se presenta demuestran claramente que el glifosato a niveles inferiores del de las formulaciones comerciales de herbicidas y en concentraciones muy por debajo de los limites de seguridad oficiales en agua y alimentos,  provoca graves trastornos  hormona dependiente  mamarios,  hepáticos y renales. Del mismo modo, la interrupción
de las vías biosintéticas que pueden resultar de la sobreexpresión de
el transgen EPSPS en el maíz modificado genéticamente NK603 puede dar lugar a comparable patologías que pueden estar vinculados a la anormalidad o desequilibrios metabólicos de los ácidos fenólicos, o compuestos relacionados. Otros efectos mutagénicos
y metabólicos de los OMG comestibles no se puede excluir.
Este será el objeto de futuros estudios, incluyendo de  la presencia del transgén y glifosato en tejidos de rata.  Estudios reproductivos y multigeneracional también proporcionaran nuevos conocimientos sobre estos problemas.
Este estudio representa la primera documentación detallada de largo plazo de los
efectos nocivos derivados del consumo de un maíz genéticamente modificad  y de Roundup, el herbicida más utilizado en todo el mundo.

Las fallas y trastornos bioquímicos y fisiológicos significativos documentadas en este trabajo confirman los efectos patológicos de estos tratamientos con OGM y Roundup en ambos sexos, con diferentes amplitudes. Proponemos que los comestibles OMG agrícolas y los formulados de plaguicidas deben ser evaluadas con mucho cuidado por estudios de largo plazo para medir sus efectos tóxicos potenciales.

resumen y traducción de REDUAS

Nota: aparecio en la prensa criticas veloces de algunos cientificos sobre este trabajo tan transcendente, el portal de divulgación cientifica que publico las criticas: http://www.sciencemediacentre.org pertenece a una ONG sostenida economicamente por grandes empresas como Coca Cola, Monsanto, Bayer, Dow , etc. segun ellos mismos reconocen…

Esta entrada fue publicada en Artículos destacados, Cáncer y plaguicidas, Glifosato, Organismos Genéticamente Modificados. Transgénicos. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Toxicidad a largo plazo de Roundup y del maíz modificado genéticamente para resistir al Roundup

  1. Mario Valadez dice:

    Gracias por dar a conocer lo que muchos desconocemos sobre el tema y que autoridades y empresas se empeñan en ocultar. En México estamos iniciando el proceso de utilización de maíz transgénico y nadie ha podido detener ese proceso hasta ahora

  2. ambientagro dice:

    buenisimo

  3. claudio delgado dice:

    desde que salio el maiz rr nadie eleva la voz por los que sembramos maices comunes , y el polen de los rr me contamina al maiz común, teniendo problemas de guachos en el lote. este trabajo me sirve para poder accionar contra los maíces rr?

  4. young eduardo dice:

    mi vecina echa rondulp para matar a los yuyos que tiene en el patio,¿existe algun tipo de peligro?gracias.saludos

  5. Zaid dice:

    Los maices transgenicos causan cáncer?, eso es algo que no puede suceder, es como mirarle a los ojos de una persona que tiene cáncer y que quedes contagiada…… FUE UN EXPERIMENTO QUE CAUSO MUCHA POLEMICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *